Search This Blog

Loading...

07 February, 2009

1959 En enero de 1959, tomábamos agua Lobatón y de alegría y felicidad

1959 En enero de 1959, tomábamos agua Lobatón y de alegría y felicidad... ...reían hasta las monjas! En medio de la algarabía, una boda en Santiago de Cuba... ...con varias cajas de sidra El Gaitero, para brindar por los guerrilleros novios! Cómo cambian los tiempos: sede del Movimiento 26 de Julio en... Miami ! Lo que pudo haber sido y no fue... De esta foto sólo quedan dos ancianos. THE ELITE THE CIRCUS TRIALS ... Uno de los últimos en irse, fue "Papito" Serguera, el primer fiscal revolucionario. Tractores en la aún Plaza Cívica, para una de las primeras consignas: La Reforma Agraria Va! El edificio del fondo todavía no era sede del Ministerio del Interior y, por supuesto, no tenía ninguna imagen del Che. Fotos: Grey Villet, Joseph Scherschel y Lynn Pelham, de la revista LIFE. Tras los pasos de los barbudos http://www.publico.es/internacional/50aniversariorevolucioncuba/187659/pasos/barbudos 2009 50 YRS AFTER.... El dolor marca el 50 aniversario del ascenso de Castro al poder IR A ESTE ENLACE PARA VER LAS FOTOS http://noticias.prodigy.msn.com/landing.aspx?cp-documentid=16499790 EL DOLOR MARCA EL 50 ANIVERSARIO DEL ASCENSO DE CASTRO AL PODER HIALEAH, Florida -- Cuatro meses después de que aparecieron en las aguas entre La Habana y Miami, los cuatro muertos siguen sin tener nombre. La policía sospecha que eran balseros cubanos. "¿Cuántas madres están pasando por esto?", dijo Garcia en una entrevista en el departamento de su hija en esta localidad, a la espera de los resultados de la prueba de ADN de los cadáveres. HIALEAH, Florida -- Cuatro meses después de que aparecieron en las aguas entre La Habana y Miami, los cuatro muertos siguen sin tener nombre. En una morgue en los Cayos de la Florida, yacen en camillas apiladas como literas, con el cuerpo mordido por tiburones y el rostro demasiado putrefacto como para que los puedan identificar. La policía sospecha que eran balseros cubanos. Nilda Garcia piensa que uno de ellos podría ser su hijo -- y la sola idea la hace llorar. Catorce años después de salir de Cuba en su propia embarcación improvisada, se da cuenta de que vuelve a preguntarse: ¿cuándo terminará? "¿Cuántas madres están pasando por esto?", dijo Garcia en una entrevista en el departamento de su hija en esta localidad, a la espera de los resultados de la prueba de ADN de los cadáveres. "¿Cuántas más lloran por sus pérdidas? ¿Cuántos jóvenes se han ahogado en este mar? ¿Cuántos?". Hace cincuenta años el jueves, muchos cubanos vitorearon cuando Fidel Castro se hizo con el poder en La Habana, e incluso ahora, la revolución atrae a muchos admiradores, como lo evidencian las agencias canadienses que anuncian viajes "para celebrar cinco décadas de resistencia". Sin embargo, los cadáveres hablan de un legado diferente. Aquí en el sur de Florida, donde se han asentado aproximadamente 850,000 cubanos con el transcurrir de los años, oleadas repetidas de exilio doloroso y separaciones de familias definen la era de Castro. La revolución nunca cumplió sus expectativas esperanzadoras, la isla que aman se ha deslizado a la decadencia, y, para muchos, el aniversario dorado de esta semana proporciona poco más que recordatorios de traumas, viejos y nuevos. "Todos los días resuena en la conciencia de todo el mundo", expresó Ramon Saul Sanchez de 54 años, el fundador del Movimiento Democracia, una organización cubano-estadounidense que se sabe usa barcos para montar protestas. "Cincuenta años es algo muy difícil de aceptar". Algunos cubanos siguen siendo retadores. Huber Matos, un ex líder revolucionario que llegó a Miami después de que Castro lo mandó a la cárcel en 1959 por sugerir que el Gobierno cubano incluía a demasiados comunistas, dijo que el aniversario lo inspiró a seguir presionando por el cambio. "Cuando se piensa en lo que se tiene que hacer, no se puede estar triste", dijo Matos de 90 años. "Seguir trabajando, esa es la clave". Sin embargo, para muchos, el 50 aniversario de la revolución ha inspirado un período de reflexión. Los cubanos de todo Florida dicen que están de luto en privado o tratando de olvidar, y son mínimas las conmemoraciones formales. Si en los 1980, Miami era un lugar de combatientes, donde "las vanidades de La Habana se hacen polvo", como escribió Joan Didion, actualmente también es hogar de muchos recién llegados que preguntan: ¿debe continuar el dolor? Una encuesta de opinión realizada por la Universidad Internacional de Florida y dada a conocer este mes, muestra que 55 por ciento de los cubanos en este estado están a favor de levantar el embargo estadounidense contra Cuba, un aumento respecto de 42 por ciento de hace un año. Es la primera vez que una clara mayoría sostiene esa posición desde que comenzaron las encuestas en 1991. El presidente electo Barack Obama -- mientras se echa para atrás en una primera promesa para reunirse con líderes cubanos durante el primer año en el cargo -- condenó la actual "política fallida" durante la campaña presidencial y prometió facilitar las cosas para que los cubano-estadounidenses visiten a sus parientes en la isla o les envíen cantidades de dinero mayores. Aun entre quienes apoyan el embargo de 46 años de antig¼edad, como el senador Mel Martinez, un republicano, el daño sistemático a las familias se ha vuelto una inquietud más prominente. "Esta es una tragedia en curso", expresó Martinez, quien salió de Cuba a la edad de 15 años y pasó cuatro décadas sin sus padres. "¿Cuántas personas hoy día siguen separadas? ¿Cuántas personas en Cuba están haciendo planes para irse?". Garcia fue una "balsera", una de 38,000 que huyeron de Cuba en 1994. Explicó que salió de su suburbio de La Habana porque su hija necesitaba atención médica para un tumor cerebral, la cual no podía recibir en Cuba. Osmani, su hijo, se quedó. Tenía 20 años en ese entonces, hablaba inglés y francés, y se hizo periodista independiente. Su trabajo con frecuencia lo llevó a estar en desacuerdo con el Gobierno de Castro. En un despacho publicado el 26 de octubre de 2007, condena a Felipe Pérez Roque, el ministro de relaciones exteriores de Cuba, por falsear comentarios del presidente Bush. "No invertiré tiempo para señalar todas las mentiras que Felipe Pérez Roque dijo en la rueda de prensa, pero sí diré que había una mirada preocupada en sus ojos y el de sus acompañantes", escribió García, en un artículo publicado en línea. "Casi parece que también se dan cuenta que le queda poco tiempo a la dictadura de Castro y que el cambio está muy cerca". En cambio, aumentó la presión política sobre García en el año siguiente. En junio, según un informe en un foro cubano en línea, funcionarios estatales lo detuvieron e interrogaron. Su madre explicó que dos meses después, un reportero de la televisión cubana lo filmó en una protesta contra el Gobierno, lo que lo asustó lo suficiente para huir. Sus familiares dijeron que la noche del 15 de agosto, se trepó a bordo de una lancha sin motor con siete u ocho personas más, y salieron de una zona cercana a La Habana con la esperanza de llegar a Florida en unos cuantos días. Importaba el paso ya que el mar estaba embravecido. Temprano la mañana del lunes, la tormenta tropical Fay había pasado por Cuba para entrar al Estrecho de Florida, con casi un pie de lluvia, crecidas de varios pies y vientos que se fortalecerían hasta las 60 millas por hora. Garcia de 64 años, asistente en salud a domicilio, dijo que no estaba segura de que su hijo supiera que se avecinaba la tormenta. Aun de haberlo sabido, "estaba desesperado y necesitaba salir". Comentó que su hijo había hecho todo lo que pudo por cambiar a Cuba desde dentro. "¿Cómo pueden los cubanos confrontar al Gobierno, con piedras y palos?", dijo Garcia. "Nadie tiene nada, y el pueblo tiene miedo". Se enteró de los cuerpos por las noticias. El primero, con la etiqueta 0107 en el registro de la morgue, apareció en las aguas de Cayo Craig, poco después de las cinco de la tarde del 21 de agosto. Un pescador llamó a la Guardia Costera, y dos policías del condado Monroe sacaron al muerto del mar verde azulado. Siguieron otros tres en las siguientes 24 horas, en una línea orientada al norte. Terry Smith, uno de los principales detectives que investigan el caso en el Departamento del Alguacil del condado Monroe, comentó que la ubicación y las corrientes indican que los cadáveres probablemente estuvieron varios días en el agua, a la deriva desde alguna parte en el sur, aunque no son definitivos los análisis por computadora de la Guardia Costera. Ha sido aún más difícil determinar sus identidades. E. Hunt Scheuerman, el forense del condado Monroe, que incluye a los Cayos, explicó que los cuatro cadáveres estaban desnudos y torcidos, con sólo tres características definitorias. El cuerpo 0107 tenía un anillo con una cruz celta y una piedra verde en el dedo anular de la mano izquierda; el 0109, un calcetín blanco y un tenis para correr Lotto en el pie derecho, y el 0110, un tatuaje en el interior del labio que dice "Raquel". Garcia dijo que el anillo le suena parecido a uno que le dio a Osmani, pero el de la morgue es amarillo, un indicio de ser oro, y el de su hijo era de plata. Explicó que espera que su hijo se encuentre en la base militar estadounidense en la Bahía de Guantánamo, en Cuba, donde ella tuvo que hacer sus trámites para llegar a Estados Unidos. Y, al principio, parecía posible. La Guardia Costera detuvo una embarcación cerca de las Bahamas con ocho o nueve balseros cubanos unos días después del 15 de agosto. Sin embargo, debió haber sido otro grupo, dijo Smith. No se pudo encontrar el nombre de García en la lista de refugiados repatriados por la Guardia Costera. Al menos otras dos familias cubanas de Miami están en una posición parecida a la de Garcia. En emotivas llamadas telefónicas, le han hablado a Smith de parientes que salieron de Cuba el 15 de agosto en una embarcación, sin que se haya vuelto a saber de ellos. "¿Qué tal si ninguno de los cuatro que recibimos es su pariente?", dijo el detective, refiriéndose a lo que más le preocupa. Es posible que el ADN sea la única forma de saber con toda certeza. En septiembre, Smith extrajo una muestra de la boca de Garcia y la envió a la Oficina Federal de Investigaciones para compararla con la de los cadáveres. En el caso de las otras dos familias, el ADN se debe obtener de familiares mujeres más cercanas que viven en Cuba. Sanchez, del Movimiento Democracia, ha estado tratando de arreglar la obtención de muestras seguras en la isla. "Son cientos, probablemente miles de cubanos que piensan que perdieron parientes en alta mar", explicó. Sin embargo, hasta ahora, ha recibido poca ayuda de los gobiernos tanto cubano como estadounidense. Y, así, continúa el ciclo. De acuerdo con las estadísticas de la Guardia Costera, se ha detenido a 10,489 cubanos en el mar desde principios de 2005, más del doble de los 4, 223 atrapados en los cuatro años previos. Un informe del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-estadounidenses de la Universidad de Miami, correspondiente a mayo, se concluye que 131,000 cubanos se han asentado permanentemente en Estados Unidos durante los últimos cuatro años, y su título pronostica más de lo mismo. "No se irán", dice. "La inmigración masiva cubana en Florida". Garcia dijo que sólo quiere que termine el patrón de 50 años: la incertidumbre, las lágrimas y las historias trágicas. Tres meses después de que su ADN llegó a la FBI, aún espera respuestas. Las conversaciones sobre su hijo están empapadas por las lágrimas, y nunca se aleja de una fotografía que lo muestra con la mirada fija hacia el infinito, con un rostro adusto, pocas arrugas, y cabello abundante y oscuro. Parece la fotografía de un pasaporte, de un hombre que es posible que sólo haya podido llegar a la morgue de Florida. http://kastroasesino.blogspot.com/ http://kastroasesino.blogspot.com/2007/04/audio-about-shooting-down-of-bttr.html

2 comments:

Miriam Mata said...

Pedro

Felicitaciones por esta nueva tribuna.

laDemajagua1868 said...

Gracias, Miriam.
Es un deber de todos lso cubanos justos y buenos el denunciar el criminal regimen que ha aplastado en la mas abyecta miseria y sufrimientos al pueblo cubano.
Saludos, Pedro