Search This Blog

Loading...

20 March, 2012

Chavez sickness and the elections .Enfermedad y elecciones.

FRENTE INSTITUCIONAL MILITAR.
de VenezuelaHace algunos años se me ocurrió volver a explicar una y otra vez esa relación simbiótica entre el Estado Castrista y el Estado chavista y percibía que no se me entendía cuando, contra la corriente,argumentaba que el chavismo no era la vía venezolana al comunismo, sino la tortuosa y muy costosa vía cubana al capitalismo. Alberto Franceschi
Chavez sickness and the elections .
       Enfermedad y elecciones.
by /por: General. de Div. (Ejercito/Army)
Fernando Ochoa Antich
La enfermedad de Hugo Chávez y su supuesta gravedad tienen totalmente conmocionada a Venezuela. Nadie conoce lo que en realidad ocurre. Es tal el misterio que rodea lainformación que hasta altos funcionarios del gobierno entran en gravescontradicciones. No es fácil de explicar este hecho. Cualquier jefe de Estado,que se somete a una intervención quirúrgica, informa a sus compatriotas sobrela enfermedad detectada por los médicos y el tratamiento a que ha sidosometido. Esta forma de actuar del régimen chavista tiene que tener alguna explicación. No es fácil determinarla con precisión. Lo que sí es cierto es queexisten todo tipo de rumores: Unos la niegan tajantemente; otros la aceptan,pero dudan de su gravedad; los más reconocen que es verdad, pero están convencidos de que oculta una importante maniobra política. Yo también estoyconfundido. No tengo certeza de lo que ocurre. Entre las tres posiciones anteriores, me parece más creíble la última. Hugo Chávez tiene cáncer. Lodifícil es determinar su gravedad. A mi criterio es la razón del secreto. Elconoce perfectamente, que si los venezolanos, que aún lo respaldan, se convencen de que su vida está realmente amenazada surgiría un verdaderoterremoto. En la dirigencia empezaría una lucha sin cuartel. En el PSUV no existe un liderazgo establecido ni serespeta ninguna jerarquía. La importancia la establece la voluntad omnímoda deHugo Chávez. El la adapta a su particular criterio e interés. Noimportan los méritos revolucionarios. Recientemente, modificó esa jerarquía:fortaleció a Diosdado Cabello y debilitó a Nicolás Maduro y a Elías Jaua. La militancia, ya suficientemente decepcionada, entraría en desbandada. Elproblema se hace inmanejable por la cercanía de las elecciones. No queda muchotiempo para el 7 de octubre y el éxito que obtuvo la oposición, en laselecciones primarias, al obtener tres millonesde votos, escoger un excelente candidato, Henrique Capriles y mantener la unidad de la oposición demuestra que los abusos de poder, a que nos tieneacostumbrado el chavismo, no serán suficientes para ganar estaselecciones. En estos días di una conferencia,en la cual desarrollé los escenarios electorales y la influencia de la enfermedad de Hugo Chávez,como factor determinante. En base a mi experiencia personal, desarrollé cuatroescenarios: dos, en los cuales gana con facilidad la oposición o el chavismo ydos en donde se triunfa con un resultado muy cerrado. Estoy convencido que los únicos posibles son estos dos últimos escenarios. Eso quiere decir que laelección presidencial del 7 de octubre será una dura competencia en la quedifícilmente puede preverse el resultado. Ese es justamente el desespero. Eseescenario de impredecible resultado considera a Hugo Chávez como candidato, enplenas condiciones físicas y mentales. Si observamos su comportamiento, en estos últimos meses, nos damos cuenta que su campaña electoral, que comenzó ya hace mucho tiempo, se basó fundamentalmente en convencer a los venezolanos y en particular a sus partidarios de que su salud se encontraba completamente recuperada. Ese objetivo es tan importante que no le importó manipular el sentimiento religioso venezolano para crear la imagen de que había existido un milagro. El segundo tumor destruyó las mentiras y el esfuerzo de tantos meses.En conclusión una verdadera catástrofe. Creo que sus asesores, al conocerse lanoticia de una nueva y delicada intervención, decidieron mantener en secreto lanueva operación para no afectar el impacto logrado en la opinión pública que lo presentaba en pleno proceso de recuperación. Los permanentes rumores loimpidieron. Ante esta realidad, decidieron preparar el show de la despedida.Creyeron que de esta manera podrían impactar, de una manera importante, elsentimiento de lástima en sus partidarios. De allí el esfuerzo comunicacional que se hizo. Si mis lectores recuerdan, aquellos que tuvieron la paciencia deescuchar la interminable cadena, los entrevistados habían sido preparados minuciosamente. Todos enviaban el mismo mensaje: “Hugo Chávez recuperará su salud. Dios lo ayudará”… Al analizar la enfermedad de Hugo Chávez y susconsecuencias debemos prever tres escenarios posibles: su plena recuperación;el agravamiento de su salud; su muerte antes del proceso electoral. Imaginarseel escenario de su plena recuperación es una ilusión. La nueva operación lo hadescartado totalmente. Lo más que podría pensarse es una lenta mejoría de susalud. Lo que sí queda claro, porque ya existe, es el inmenso vacío de poderque se está creando. Hugo Chávez no puede seguir engañando al pueblovenezolano. Sencillamente, él ya no gobierna. Esta complicada situación obligaa hacerse una pregunta: ¿Dónde está el centro del poder? Sin duda, en la FuerzaArmada. Su mayoría institucional no debe tener duda: el 7 de octubre hayelecciones. Ese cronograma debe cumplirse plenamente. Es la garantía de laestabilidad nacional. fochoaantich@gmai.com.

Ya todo el país tuvo el inmenso placer de ver varios espectáculos relacionados con el tumor del líder intergaláctico. Todos muy al estilo cubano,hediondos de propaganda comunista, con ese tufo inocultable que recuerda a Corea del Norte cuando muestra cohetes atómicos para luego presionar al mundo para que le regalen comida para poder mantenerse vivos en medio de esa oprobiosa dictadura, llenos de cursilerías, lágrimas, jaladas de mecate fuera de este mundo y hasta ministras cantando y tocando cuatro. Lástima a cambio de votos. Es parte del show chavista. Lo usan para lo bueno y lo malo. | ELIDES J. ROJAS
L.

No comments: